Los plásticos: reto mediambiental y empresarial

La inquietud ante la urgencia de gestionar los residuos plásticos actuales, y de evitar seguir generando más residuos al ritmo actual, ha llevado al comité RSE de la Asociación Valenciana de Empresarias y Profesionales (EVAP) a organizar un desayuno temático en torno a las soluciones que el mundo de los plásticos está ofreciendo ante este problema mundialmente reconocido, que se celebró el pasado jueves 9 de noviembre en las instalaciones de la Confederación de Empresarios de Valencia (CEV) y que contó con el apoyo de su Directora Gerente, Dª. Inmaculada García Pardo, muy involucrada en las temáticas medioambientales desde hace veinte años.

Nuestras instituciones ya llevan tiempo trabajando en soluciones, siendo la más conocida la estrategia de la Comisión Europea denominada “Economía Circular“, cuyo objetivo es pasar de sistemas económicos lineales, que generan residuos al final del ciclo productivo, a sistemas circulares que reabsorben sus residuos para convertirlos en nuevas materias primas que revertir en los procesos de producción, según nos explica Ángela Osma, Secretaria General de ASOBIOCOM (Asociación Española de Plásticos Biodegradables Compostables). Osma nos remarca que esta estrategia no sólo persigue un propósito ambiental, sino que también busca tanto preservar los recursos limitados que tenemos en Europa como potenciar la creación de nuevos puestos de trabajo dentro del nuevo sistema sostenible, unificando estos tres objetivos: Energía y Clima, Bienestar Social y Trabajo y Gestión de Residuos.

Fuente: ASOBIOCOM, noviembre 2017

Dentro de las soluciones que promueve la economía circular, los plásticos biodegradables y compostables (se convierten en “compost” o abono natural al final de su biodegradación) son una pieza muy relevante para eliminar residuos plásticos. Hoy en día, los denominados “biocom” son una división nueva de la familia de los plásticos, anuncia Osma, y ofrecen un fuerte valor añadido en distintas aplicaciones, como por ejemplo el envasado de alimentos, en que el envase puede desecharse junto con los restos orgánicos del producto en el contenedor de basura orgánica,  o incluso en procesos industriales en que el plástico desaparece inmediatamente sin generar residuo alguno, como es el caso del plástico hidrosoluble en cápsulas de detergentes, dosificaciones químicas, bolsas de lavandería hospitalaria que se introducen junto con la ropa en la lavadora evitando cualquier contaminación, etc.

Fuente: pxhere.com

A continuación Jose Mª Alegre, Director Técnico de ANARPLA (Asociación Nacional de Recicladores de Plástico) y experto químico del mundo de los plásticos durante muchos años, nos adentra en el área científica que hay detrás de la materia plástica, explicando como los polímeros crean estructuras con una mayor o menor degradación, para avisarnos de que es conveniente investigar sobre los nuevos plásticos degradables, porque todos no tienen el mismo comportamiento. De hecho, los polímeros oxo-degradables, vendidos como “biodegradables” sin serlo, han provocado los últimos años un problema que ahora se busca frenar desde las instituciones: la degradación del plástico con el oxígeno fragmentaba el material pero no descomponía sus moléculas, dando origen a “microplásticos” invisibles que ahora se denuncia aparecen en nuestras tierras y mares, y en los peces de los que nos alimentamos. Alegre también toca conciencias destacando la necesidad que tenemos de ser críticos con nuestra nueva cultura consumista de “usar y tirar”, y reivindicando los comportamientos antiguos de reparar los objetos en vez de comprar nuevos.

Como casos de éxito de materiales biocom, dos empresas asociadas a ASOBIOCOM nos muestran sus logros desde dos perspectivas y realidades muy distintas: una multinacional líder del sector químico, y una pyme valenciana que comercializa su plástico soluble en agua a nivel internacional. Desde el mundo de la gran empresa, Jordi Simón, responsable ibérico de la marca ecovio® de BASF, director técnico de ASOBIOCOM, y luchador incansable por potenciar los biocom desde diversas organizaciones, nos apasiona con su proyecto de cápsulas de café, realizado en colaboración con una pyme española: Cafès Novell, gracias al cual han conseguido eliminar el importante residuo que suponen las cápsulas. Simón nos demuestra además que las nuevas soluciones sostenibles no tienen por qué ser más costosas, y que el mayor coste que podemos asumir las empresas es el de la no-innovación.

GreenShoot tacos de cartuchos biodegradables, hidrosolubles y compostables
Fuente: Plásticos Hidrosolubles sl

Por último, Mónica García Bustamante, responsable de marketing de la empresa valenciana PLASTICOS HIDROSOLUBLES, y de expandir por todo el mundo su gama de productos hidrosolubles GreenCycles®, nos muestra ejemplos prácticos de soluciones ecológicas que resuelven directamente problemáticas concretas: carcasas pirotécnicas que no dejan residuo en ríos, lagos y mares donde ser lanzan fuegos artificiales, tacos de cartuchos de caza que tampoco dejan residuo en los campos, filamento de impresión 3D utilizado como soporte de impresión que se elimina simplemente con agua, etc. Estas soluciones de plástico hidrosoluble son calificadas por Alegre como las más efectivas dentro de las compostables, porque en este caso la biodegradabilidad es muy rápida (menos de 3 meses en agua y de 6 meses en la tierra, según apunta García Bustamante). Entre otros proyectos de desarrollo de nuevas soluciones, Plásticos Hidrosolubles colabora también con BASF en el desarrollo de un envase multicapa ecovio® en el que el film GreenCycles® forma una barrera a gases importante para evitar la oxidación de los alimentos.

En definitiva, entre todos nos quedamos con un mensaje: si uno quiere, puede. Muy distintas empresas pueden trabajar juntas para encontrar nuevas soluciones sostenibles, y a nivel individual también podemos dar muchos pasos. No podemos esperar a que alguien nos informe, o incluso nos multe como llegará el caso, para comenzar a cuidar nuestro entorno. Es nuestra responsabilidad como individuos, empresas e instituciones, concienciar y actuar para que toda la sociedad modifique sus comportamientos y priorice más el cuidado de nuestro mundo presente y futuro que nuestra propia comodidad.

Y dicho todo ésto, ¿qué pequeña acción podemos tomar hoy mismo para participar del maravilloso proyecto de cuidar a nuestro planeta?

 

No se encontró ningún campo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × dos =