Soluciones biodegradables con el sello de “Green Cycles®”

Desde hace varios años, la empresa española actúa desde la conciencia ambiental. La necesidad de aplicar soluciones alternativas sostenibles que reduzcan el impacto global de los

Elena Moreno, CEO de GreenCycles®.

residuos se ha convertido en una prioridad para empresas e instituciones públicas tanto como el manejo del material plástico que no dañe el planeta. Seguros de esta realidad, hace más de diez años, los ejecutivos de la empresa española Green Cycles, creada con apoyo del Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) y del Instituto Valenciano de Finanzas para producir soluciones y productos de material plástico hidrosoluble, biodegradable y compostable, está actuando con sentido ambiental. Con este sentir, sus acciones se t

raducen en un “residuo cero” y un aporte positivo al medio ambiente, ya que acaba su ciclo de vida siendo compost/abono natural. Por estas iniciativas, en el año 2006 ganó el “Premio NOVA a la innovación empresarial”, en la comunidad de Valencia. Con su marca “Gre enCycles ® ”, sus ejecutivos comercializan una variedad de productos en film soplado e inyección

específicamente en Alemania, Francia, Reino Unido, Sudamérica y Estados Unidos. Ahora, incursionan en el mercado de la impresión 3D con sus nuevos filamentos hidrosolubles y biodegradables.

 

Gestionar un residuo orgánico. Los materiales que utiliza GreenCycles ® ofrecen soluciones plásticas que una vez finalice su vida útil pueden ser gestionados como un residuo orgánico. “Y si de forma accidental aparecieran en el medioambiente o en el océano no requieran de la gestión del residuo, ya que pueden ser eliminados mediante disolución, en agua a distintas temperaturas o simplemente dejando que las condiciones ambientales: agua, humedad y temperatura ayuden a su disolución de forma natural. En pocas semanas, se produce su biodegradación y compostaje aportando abono natural al medio”, afirma Elena Moreno, CEO de GreenCycles®. Gracias a distintas formulaciones han fabricado bolsas para el sector hotelero con usos tanto para

el comercio como para la lavandería con las cuales se evita el contacto no deseado con las prendas

sucias y se evitan infecciones; así como láminas muy finas para termoformado o para productos

rígidos, como los utensilios monouso, es decir, cubertería y vajillas que se disuelvan en pocos

minutos en contacto con el agua o se biodegradan y compostan, siendo el retorno al medio como nutriente para el campo, el final de su ciclo de vida. Moreno precisa que el aspecto de este material que más suele sorprender es su alta biodegradabilidad e incluso su compostabilidad, siendo este uno de los pocos productos que tienen el sello de calidad “OK Compost por TÜV”, lo cual confirma

que estos productos no solo son inofensivos para el medioambiente, sino que además tienen la capacidad de convertirse en abono orgánico descomponiéndose en unidades moleculares básicas

para una vez finalizada su vida útil, transformarse en agua, CO2, sales minerales y biomasa.

 

 

Biodegradación, abono natural o “compost”. A partir de esa biodegradación, con un proceso de fermentación natural en condiciones adecuadas de temperatura y humedad, el material resultante se convierte en abono natural o “c o m p o s t”. Por estas cualidades, dicho material

está considerado dentro de los “b i o p l á s t i c o s”. En ese renglón, la empresa colabora muy activamente en la Asociación de los Plásticos Biodegradables Compostables en España (Asobiocom). ¿Cuál es el secreto? La clave está en el tiempo desarrollando formulaciones patentadas por esta empresa valenciana, englobadas en tres categorías de producto: baja, media y alta temperatura que indican la temperatura óptima del agua que se necesita en cada caso para conseguir la disolución del material a la mayor velocidad. Como ejemplo, mientras que las bolsas de dosificación utilizadas para productos químicos de limpieza, fitosanitarios, construcción, etc. suelen

ser de film de baja temperatura, en los casos de bolsas de lavandería para introducir en las lavadoras industriales se utiliza film de alta temperatura, muy resistente para poder transportar las prendas

hasta las máquinas, y al mismo tiempo, muy rápido de desintegrarse en el lavado a temperaturas

superiores a los 50 grados.

 

Descargar PDF noticia original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.